martes, 19 de junio de 2018

Inteligencia artificial


la Comisión debate sobre las consecuencias éticas y sociales con organizaciones filosóficas y no confesionales

La Comisión europea mantuvo una reunión de alto nivel con 12 representantes de organizaciones filosóficas y no confesionales de toda Europa. El debate se engloba en el diálogo periódico con iglesias, religiones y organizaciones filosóficas y no confesionales contemplado en el artículo 17 del tratado de Lisboa. Esta novena reunión anual de alto nivel giró en torno al tema «Inteligencia artificial: abordar los desafíos éticos y sociales». Fue presidida por el vicepresidente Andrus Ansip.

En palabras del vicepresidente primero Frans Timmermans, responsable del diálogo según el artículo 17, «nuestras sociedades están inmersas en una revolución digital sin precedentes y que afectará a cada una de las personas que viven en el planeta. Esta revolución viene cargada de nuevas promesas, pero no está exenta de nuevos riesgos de perturbaciones. Recientemente hemos podido ver cómo el mundo digital avanza más deprisa que el debate ético sobre lo que puede y debe permitirse online. No podemos permitir que ocurra lo mismo con la inteligencia artificial y la automatización. Debemos mantener el control de esta transformación y asegurarnos de que sirva para promover nuestros valores y defender nuestro modelo social».

Según Andrus Ansip, vicepresidente responsable del Mercado Único Digital, «desde una mejor atención sanitaria hasta unos transportes más seguros, los efectos beneficiosos de la inteligencia artificial son muchos, y Europa debe aprovecharlos. Además de aumentar la inversión, estamos elaborando directrices éticas para un desarrollo de la inteligencia artificial positivo y en beneficio de todos. Para evitar decisiones sesgadas, se requiere un debate abierto sobre cuestiones clave tales como la importancia de la diversidad y el equilibrio de género en la inteligencia artificial. La reunión de hoy y la reciente creación de la Alianza de la IA europea contribuirán a este amplio debate».

La reunión de alto nivel celebrada hoy brindó la oportunidad de abordar dos importantes cuestiones relacionadas con la inteligencia artificial (IA). En primer lugar, se abordaron las posibles repercusiones de la IA sobre los derechos fundamentales, y concretamente en materia de privacidad, dignidad, protección de los consumidores y lucha contra la discriminación. En segundo, se trató la dimensión social de la IA, y sobre todo sus consecuencias para la inclusión social y el futuro del trabajo.

El vicepresidente Ansip animó a los participantes a mantener su compromiso contribuyendo a las actuales iniciativas de la Comisión sobre inteligencia artificial, en particular, a través de la Alianza Europea de la IA, lanzada la semana pasada. La Alianza es una comunidad de partes interesadas reunidas a través de un foro online en el que mantienen un debate amplio y abierto sobre todos los aspectos del desarrollo de la inteligencia artificial y sus repercusiones.

Facilitar el diálogo entre todas las partes interesadas sobre el modo de hacer avanzar la innovación en materia de IA para aumentar la confianza y la adopción y preparar futuros debates políticos es un compromiso que forma parte de la reciente visión común de Charlevoix sobre una visión para el futuro de la inteligencia oficial, acordada por el G7. Pero también es un aspecto clave del planteamiento europeo sobre IA y de la Declaración de cooperación sobre IA, suscrita por 28 países europeos.

Contexto
La reunión de alto nivel de hoy con los representantes de organizaciones filosóficas y no confesionales es la novena de la serie de encuentros iniciados por la Comisión en 2009, cuando se consagró en el Tratado de Lisboa (art. 17 del TFUE) el diálogo con las iglesias, las comunidades y asociaciones religiosas y las organizaciones filosóficas y no confesionales. El diálogo es responsabilidad del vicepresidente primero Timmermans. Las reuniones se dedican cada año a distintos temas de actualidad. En anteriores ocasiones, el vicepresidente primero Timmermans invitó a los participantes a debatir sobre «Vivir juntos y superar así el desacuerdo» (2015), «Migración, integración y valores europeos» (2016) y «El futuro de Europa» (2017).

El 25 de abril de 2018, la Comisión Europea puso en marcha una iniciativa europea sobre inteligencia artificial (IA). Para aumentar la inversión pública y privada en la IA, prepararse para los cambios socioeconómicos y garantizar un marco ético y jurídico adecuado, la Comisión propone un planteamiento en tres fases. En particular, la Comisión quiere que nadie se quede atrás en la transformación digital y que estas nuevas tecnologías se basen en valores. Como cualquier tecnología transformadora, algunas aplicaciones de inteligencia artificial plantean nuevos interrogantes éticos y jurídicos.

Dentro de esta iniciativa, de aquí a finales de 2018 se elaborarán directrices éticas sobre inteligencia artificial basadas en la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, que atenderán a principios tales como la protección de datos y la transparencia y se apoyarán en los trabajos del Grupo Europeo de Ética de la Ciencia y las Nuevas Tecnologías.
Para contribuir a la elaboración de esas directrices y ofrecer recomendaciones, la Comisión ha designado un grupo de expertos sobre IA.

Más información
Para participar en la Alianza Europea de la IA: https://ec.europa.eu/digital-single-market/en/european-ai-alliance
Diálogo de la Comisión Europea con las iglesias, las comunidades religiosas y las organizaciones filosóficas y no confesionales en la página de la DG Justicia sobre derechos fundamentales:

La política de cohesión después de 2020


La Comisión renueva hoy la iniciativa «escalera de excelencia» para seguir facilitando ayuda y conocimientos técnicos individualizados a las regiones que se han quedado atrás en lo que se refiere a la innovación.

Esta iniciativa ayudará a las regiones a desarrollar, actualizar y perfeccionar susestrategias de especialización inteligente —es decir, sus estrategias regionales de innovación basadas en ámbitos especializados de solidez competitiva— antes incluso del inicio del período presupuestario 2021-2027. También les ayudará a identificar qué recursos de la Unión son adecuados para financiar proyectos innovadores y a formar equipo con otras regiones que tengan puntos fuertes similares para crear agrupaciones de innovación.

Tras las propuestas de la Comisión sobre la futura política de cohesión y el nuevo programa «Horizonte Europa», y en consonancia con la agenda renovada de la Comisión para la investigación y la innovación, la «escalera de excelencia» es para la Comisión una forma más de ayudar a las regiones europeas a prepararse para el futuro con estrategias de innovación sólidas que cuentan con el apoyo de los fondos de la Unión en el próximo presupuesto de la Unión a largo plazo (2021-2027).

Corina Crețu, comisaria de Política Regional, ha declarado: «En el período posterior a 2020, la especialización inteligente será más importante que nunca. Para que estas estrategias pongan plenamente de manifiesto todo su potencial en los próximos años, necesitamos dos cosas: más cooperación y un mayor sentimiento de propiedad, especialmente en aquellas regiones que tienen que recuperar más terreno respecto de las demás. Esta iniciativa contribuirá a preparar el terreno para estrategias de innovación sólidas en el período posterior a 2020».

Carlos Moedas, comisario de Investigación, Ciencia e Innovación, ha añadido:«Acabamos de presentar la propuesta de Horizonte Europa, el que, a día de hoy, es el más ambicioso programa de la UE para financiar la investigación y la innovación, con una dotación de 100 000 millones de euros para el período 2021-2027. Esto también significa que las regiones dispondrán de más oportunidades para sacar el máximo partido a su potencial de investigación e innovación. La «escalera de excelencia» les ayudará a combinar distintas vías de financiación de la Unión para financiar proyectos innovadores».

Tibor Navracsics, comisario europeo de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, ha manifestado: «Mediante esta iniciativa el Centro Común de Investigación —el servicio de ciencia y conocimiento de la Comisión— se servirá de sus conocimientos técnicos para ayudar a las regiones a construir sobre los cimientos de sus puntos fuertes y prioridades, aprender unas de otras y sacar pleno provecho de sus activos más valiosos: el talento y la creatividad de su gente».

La iniciativa, coordinada por el Centro Común de Investigación, ofrecerá a las regiones cuatro modalidades principales de ayuda:
  1. Expertos de la Comisión y externos ayudarán a las regiones a detectar qué aspectos pueden mejorar en sus estrategias de especialización inteligente, en sus sistemas de innovación regional (calidad de la investigación pública, relaciones eficientes entre el mundo de las empresas y el mundo científico y entornos favorables para las empresas) y en la forma en que cooperan con otras regiones en cuestiones de investigación e innovación.
  2. Los expertos también les ayudarán a aprovechar todas las posibles vías de financiación, por ejemplo, Horizonte Europa, Europa Digital y los fondos de la política de cohesión, así como a combinarlas gracias a las nuevas oportunidades de sinergias que ofrecen las propuestas de la Comisión para los fondos de la Unión en el período 2021-2027.
  3. El Centro Común de Investigación ayudará a detectar y eliminar los cuellos de botella regionales en relación específicamente con la innovación, por ejemplo, la falta de interacción entre el mundo de las empresas locales y el académico o un bajo nivel de participación en el actual programa Horizonte 2020.
  4. El Centro Común de Investigación también organizará oportunidades de establecer redes y talleres para que las regiones se reúnan e intercambien buenas prácticas en la creación de estrategias regionales de innovación. Esto también facilitará el desarrollo de asociaciones para las inversiones interregionales en innovación.
Próximas etapas: La nueva iniciativa se pondrá en marcha este verano y tendrá una duración de dos años. Las regiones pueden manifestar su interés y participar a través de la Plataforma de Especialización Inteligente.

Contexto: La iniciativa «escalera de excelencia» se inició, en asociación con el Parlamento Europeo, en 2014, cuando la especialización inteligente se convirtió en un requisito de las normas de la política de cohesión. Se ha ido renovando cada año con distintos programas de trabajo y prioridades. En 2018-2019, se centra en preparar el próximo presupuesto de la Unión a largo plazo, tomando como punto de partida el método de las acciones piloto de especialización inteligente de 2017. El Parlamento Europeo ha puesto a disposición de la iniciativa un presupuesto de 3 millones de euros para esos dos años.

martes, 29 de mayo de 2018

Taller sobre movilidad y empleo en la UE

Mañana, a las 8:40 de la mañana, estaremos en el IES de Candás, compartiendo  con los alumnos y alumnas de la asignatura de "Proyectos de Investigación",  las oportunidades del espacio de la UE para la movilidad y el empleo y  todos los recursos que nos ofrece la UE (CV europeo, pasaporte de lenguas, EUROPAS, Tu Europa, y mucho más).

Este taller está inscrito en el programa “Educación en valores+Orientación laboral”, que junto al de Participación y el de Coeducación conforman el programa de dinamización de tutorías que organiza el Ayto de Carreño, a través de la Oficina Joven de la Mancomunidad Cabo Peñas  en colaboración con los centros educativos.

Para nosotros es un gusto que por segundo año consecutivo hayáis contado con nosotros. Muchas gracias tanto al Ayto y como al Instituto .

viernes, 25 de mayo de 2018

Una nueva iniciativa de la Comisión ayuda a los Estados miembros y a las regiones a mejorar la gestión de los fondos de la UE


La Comisión ha seleccionado a cinco autoridades nacionales y regionales de Bulgaria, Grecia, España, Croacia y Polonia para participar en una nueva iniciativa piloto sobre la buena gobernanza y el desarrollo de capacidades administrativas.

La iniciativa se refiere a los cinco programas de la política de cohesión siguientes: el programa «Infraestructuras de transporte, medio ambiente y desarrollo sostenible», en Grecia, el programa regional de Lublin, en Polonia, el programa regional de Extremadura, en España, el programa «Competitividad y cohesión», en Croacia, y el programa «Regiones en crecimiento», en Bulgaria.
Corina Crețu, comisaria de Política Regional, ha declarado: 
«Para aprovechar plenamente el potencial de la inversión pública para impulsar el crecimiento y el empleo, son tan importantes la solidez de las instituciones y el buen funcionamiento de la administración como el propio dinero. En el próximo presupuesto de la UE a largo plazo, la experiencia adquirida con esta iniciativa piloto permitirá potenciar en el futuro la eficacia y el rendimiento tanto de los fondos de la UE como de los fondos públicos nacionales».

Con el fin de mejorar la gestión de los programas financiados por la UE en el período posterior a 2020, expertos de la Comisión y de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ofrecerán apoyo específico. Estos expertos se centrarán en el establecimiento de estructuras organizativas adecuadas y el desarrollo de las capacidades necesarias del personal. También ayudarán a las autoridades a mejorar la coordinación con los otros agentes participantes en el despliegue de los programas de la política de cohesión, tales como las empresas y los interlocutores sociales, las agencias de desarrollo y las organizaciones de la sociedad civil.


La primera fase de la iniciativa piloto, que se extenderá desde el verano de 2018 hasta marzo de 2019, se dedicará al establecimiento de una hoja de ruta para el desarrollo de capacidades administrativas. Con la ayuda de los expertos, las autoridades planificarán una serie de mejoras en cuatro ámbitos: 1) la estructura organizativa y la transparencia; 2) los recursos humanos; 3) los procedimientos internos, las herramientas y los sistemas informáticos; y 4) la buena gobernanza, incluida la interacción con las partes interesadas externas.

Las autoridades de los programas ejecutarán la hoja de ruta durante la segunda fase de la iniciativa piloto, a partir de 2019. La Comisión las apoyará activamente, con más asesoramiento especializado y herramientas como el marco de competencias y el instrumento de creación de redes PEER 2 PEER.

Se han reservado 900 000 euros del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) para el desarrollo de la primera fase de hojas de ruta en los cinco países. El presupuesto de la segunda fase se decidirá en una fase posterior.

Próximos pasos
La Comisión evaluará los resultados de la acción piloto de aquí a finales de 2019. Las conclusiones se tendrán en cuenta en la elaboración de directrices sobre el desarrollo de capacidades administrativas de las autoridades encargadas de la gestión de los programas de los fondos de la UE en el próximo período de financiación a largo plazo

Contexto
Esta iniciativa piloto forma parte de un esfuerzo más amplio de la Comisión para ofrecer una asistencia específica a los Estados miembros y a las regiones que les permita mejorar su gestión e inversión de los fondos de la política de cohesión y fomentar una mayor pertenencia, coordinación y priorización en las estrategias regionales de inversión y desarrollo.

Desde el inicio del período presupuestario 2014-2020, la Comisión ha tomado una serie de iniciativas para ayudar a los Estados miembros a hacer el mejor uso posible de los fondos disponibles, establecer estrategias de crecimiento locales y desarrollar proyectos de calidad.
Las cinco autoridades nacionales y regionales seleccionadas hoy respondieron a una convocatoria de participación publicada por la Comisión a finales de febrero de 2018.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Presupuesto de la UE para 2019


La Comisión ha presentado hoy, miércoles, el proyecto de presupuesto de la UE para 2019, cifrado en 166 000 millones EUR en créditos de compromiso, lo que supone un aumento del 3 % respecto a 2018, con inversiones en una economía europea más sólida y resiliente y fomentando la solidaridad y la seguridad a ambos lados de las fronteras de la UE.

Este presupuesto es el sexto dentro del actual presupuesto de la UE a largo plazo 2014-2020 y se atiene a los límites fijados en este último. Está concebido para optimizar la financiación de los programas existentes y de nuevas iniciativas, y para potenciar el valor añadido europeo en consonancia con las prioridades de la Comisión Juncker.

El comisario Günther H. Oettinger, responsable de Presupuesto y Recursos Humanos, ha afirmado lo siguiente: 
«Proponemos un presupuesto ambicioso que siga respaldando nuestras prioridades, sobre todo en materia de inversiones, empleo, juventud, migración, solidaridad y seguridad, y que ofrezca un valor añadido europeo para los ciudadanos. Necesitamos estabilidad en la UE y espero que lleguemos a un acuerdo con el Parlamento y el Consejo lo antes posible».

La propuesta se basa en la premisa de que el Reino Unido, a raíz de su retirada el 30 de marzo de 2019, seguirá contribuyendo a la ejecución de los presupuestos de la UE hasta el final de 2020 como si se tratase de un Estado miembro y participando en los mismos.

Ahora, el Parlamento Europeo y los Estados miembros de la Unión Europea debatirán conjuntamente esta propuesta. A principios de este mes, la Comisión presentó su propuesta de un presupuesto moderno y pragmático a largo plazo para el período 2021-2027.

Estímulo de la economía europea
Los fondos destinados específicamente a apoyar el crecimiento económico ascenderán a un total de casi 80 000 millones de euros en créditos de compromiso en 2019, con aumentos en una serie de programas emblemáticos:
·         12 500 millones de euros (+8,4 % respecto a 2018) para la investigación y la innovación en el marco de Horizonte 2020, incluidos 194 millones de euros para una nueva Empresa Común Europea para la Informática de Alto Rendimiento;
·         2 600 millones de euros para educación en el marco de Erasmus+ (+10,4 % respecto a 2018);
·         3 800 millones de euros en el marco del Mecanismo «Conectar Europa»(MCE) (+36,4 % respecto a 2018) para las redes de infraestructuras;
·         otros 233,3 millones de euros para la Iniciativa de Empleo Juvenil en apoyo de los jóvenes que viven en regiones donde el desempleo juvenil es alto, cifra que se igualará con dinero del Fondo Social Europeo.
La Comisión espera que los programas de la política de cohesión del período 2014-2020 mantengan su velocidad de crucero en 2019, después de señales alentadoras a finales del año pasado por un importe de 57 000 millones de euros (+2,8 % respecto a 2018), y que la financiación de la política agrícola se mantenga estable en 60 000 millones de euros (+1,2 % respecto a 2018).

Seguridad dentro y fuera de las fronteras de la UE
A pesar de las limitaciones del presupuesto de la UE a largo plazo 2014-2020, la Comisión recurre a toda la flexibilidad del presupuesto para asegurarse de que se vuelva a prestar atención específica este año a la migración y las cuestiones relativas a la gestión de fronteras:
·         reforma del Sistema Europeo Común de Asilo para garantizar una política de asilo más eficaz, justa y humana;
·         nuevo Sistema de Entradas y Salidas para reforzar la gestión de las fronteras,
·         refuerzo de la Guardia Europea de Fronteras y Costas, de la Agencia de Asilo de la Unión Europea y otras agencias que trabajan en temas de fronteras y visados;
·         importe adicional de 1 500 millones de euros para el Mecanismo para los refugiados en Turquía a fin de seguir suministrando alimentos, educación y vivienda a las personas que huyen de las guerras de Siria y otros lugares (se facilitarán otros 500 millones de euros con cargo al actual presupuesto de 2018, razón por la cual la Comisión también propone modificar este último);
·         ejecución de dos iniciativas importantes: el Marco de Asociación con terceros países en el contexto de la Agenda Europea de Migración y el Fondo Europeo de Desarrollo Sostenible (FEDS) para abordar las causas profundas de la migración.

Apoyo a nuevas iniciativas
Además de consolidar los esfuerzos ya realizados, este proyecto de presupuesto contempla también ayudas a nuevas iniciativas:
·         103 millones de euros para el Cuerpo Europeo de Solidaridad, que brinda oportunidades para que los jóvenes trabajen como voluntarios o colaboren en proyectos en su propio país o en el extranjero;
·         11 millones de euros para la creación de la Autoridad Laboral Europea, que contribuirá a garantizar una movilidad laboral justa dentro del mercado interior y a simplificar la cooperación entre las autoridades nacionales;
·         40 millones de euros para la ampliación del Programa de Apoyo a las Reformas Estructurales, centrado en la aplicación de reformas estructurales en los Estados miembros;
·         245 millones de euros para la puesta en marcha del Programa Europeo de Desarrollo Industrial en materia de Defensa a fin de apoyar la industria europea en este sector y avanzar hacia una Unión Europea de la Defensa;
·         150 millones de euros para reforzar la respuesta ante los terremotos, los incendios forestales y otras catástrofes en Europa a través de una reserva de capacidades de protección civil a escala de la UE, incluidos equipamiento y equipos «rescEU»;
·         5 millones de euros se destinan a la creación de la nueva Fiscalía Europeapara perseguir delitos transfronterizos, tales como el fraude, el blanqueo de dinero y la corrupción. Se tomarán nuevas medidas para proteger a las personas y empresas contra los ciberataques.

Contexto
El proyecto de presupuesto de la UE para 2019 incluye dos importes para cada programa que se va a financiar: los créditos de compromiso y los de pago. Los «créditos de compromiso» hacen referencia a la financiación que puede acordarse en contratos en un año determinado; los «créditos de pago» son el dinero realmente desembolsado. La propuesta de proyecto de presupuesto de la UE para 2019 asciende a 166 000 millones de euros en créditos de compromiso (+3 % respecto a 2018) y a 149 000 millones de euros en créditos de pago (+3 % respecto a 2018).

En términos generales, el presupuesto de la UE es principalmente un presupuesto de inversión. Asciende aproximadamente al 1 % de la RNB de la UE, y representa en torno al 2 % de todo el gasto público de la UE, con el objetivo de complementar los presupuestos nacionales y de ejecutar las prioridades acordadas por todos los Estados miembros de la UE.
Las cláusulas del proyecto de acuerdo de retirada alcanzado entre los negociadores del Reino Unido y de la Unión sobre la liquidación financiera prevén que el Reino Unido siga contribuyendo a la ejecución de los presupuestos de la Unión y participando en ella como si se tratase de un miembro de pleno derecho durante el período transitorio[1]. Por consiguiente, el proyecto de presupuesto de la UE de 2019 se presenta sobre esta base.